POBESALUD, centro medico privado desde el año 1999, presta servicios de atención sanitaria en Betanzos (A Coruña). Más de 25 especialidades médicas, un completo equipo humano y la última tecnología en equipamiento e instrumental, hacen de POBESALUD un centro médico de referencia en Galicia.
Sab: 09:00 - 14:00
+ (34) 981 770 500

CONSEJOS PARA PREVENIR EL EFECTO DE LAS RADIACIONES SOLARES EN VERANO

La época estival requiere de una serie de precauciones para nuestra salud, por ello desde Pobesalud queremos continuar con nuestros consejos médicos especialmente dedicados a esta estación. Si hace unos días os dábamos una serie de consejos para evitar problemas de salud derivados de las altas temperaturas, hoy hablamos de un tema sumamente importante, los cuidados de la piel de cara a las elevadas radiaciones ultravioleta que inciden durante éste periodo del año.

El verano, gracias a su climatología, es la época en la que más actividades realizamos al aire libre y por tanto cuando más expuestos estamos a los rayos del sol. Proteger nuestra piel es fundamental para evitar graves problemas de salud, que pueden aparecer de forma aguda como quemaduras provocadas por las radiaciones ultravioleta (RUV) B, o de forma crónica causada por los RUV A, cuyo efecto dañino es acumulativo a lo largo de años de exposición y que se manifiesta como cáncer de piel.

Se observa que en las últimas décadas hay un claro aumento de los casos de cáncer de piel, siendo uno de cada tres cánceres diagnosticados en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud se producen cada año entre 2 y 3 millones de casos de cáncer tipo melanoma, y 132.000 de tipo no melanoma a nivel mundial.

Por ello debemos hacer especial hincapié en la prevención del mismo siguiendo  una serie de consejos muy sencillos de aplicar.

  • Evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, en el periodo comprendido entre las 12 y las 5 de la tarde, y especialmente en los meses de mayo a septiembre.
  • Evitar periodos muy largos de exposición continuada al sol.
  • Es importante proteger las partes del cuerpo expuestas al sol, el uso de camisetas y pantalones largos neutralizarán la mayor parte de la radiación. Existen además en el mercado tejidos que filtran la radiación, especialmente importante para los niños.
  • El uso de sombreros o gorras es también recomendable para proteger nuestra cabeza del sol.
  • Una parte olvidada, pero fundamentales y especialmente sensibles de nuestro cuerpo, son los ojos. Prevenir el daño solar es sencillo, debemos utilizar gafas de sol homologadas que sean capaces de filtrar por lo menos el 90% de la radiación ultravioleta.
  • Es vital el uso de cremas protectoras adecuadas a nuestro tipo de piel. Debe aplicarse 30 minutos antes de la exposición al sol para que ésta sea absorbida por las capas más profundas de la piel, y renovarla después de bañarse y al menos cada dos horas. Según los dermatólogos, se deben aplicar 2 mililitros de crema por cada 2 centímetros cuadrados de piel.

Las gafas de solar, sombrero o gorra y la crema solar son elementos esenciales para la prevención de los efectos negativos de la radiación solar.

El SPF (factor de protección solar) reflejado en los envases de las cremas indica el tiempo al que la piel puede estar expuesta en función de nuestro fototipo de piel. Así, una persona de piel clara con fototipo I podría exponerse durante 10 minutos sin quemarse (según la clasificación ideada por el dermatólogo Thomas B. Fitzpatrick en 1975). Si aplicase una crema con SPF 30, según el resultado de la multiplicación del tiempo de exposición según su fototipo y del SPF, la exposición sería de 300 minutos. A pesar de ello, factores como la sudoración, la fricción con la ropa, el agua o la arena, disminuyen su eficacia por lo que se recomienda renovar su aplicación con mayor frecuencia.

En POBESALUD, contamos con un área de atención médica DERMATOLÓGICA donde te podemos asesorar sobre esta y otras cuestiones relacionadas con la salud de tu piel.